Paul Walker no murió en el impacto, ¡murió calcinado!

Han pasado más de 3 años de la muerte del actor Paul Walker y nuevos detalles de su lamentable deceso han sido revelados.

En un especial transmitido por Reelz Channel, el abogado Craig McClellan asegura que Paul Walker no murió por el fuerte impacto del vehículo que conducía.

El actor de Rápidos y Furiosos no murió en el momento del impacto, sino que murió calcinado al quedar atorado entre el tanque de gasolina y el motor.

“CUANDO OCURRIÓ LA COLISIÓN, EL GT CARRERA FUE BÁSICAMENTE PARTIDO A LA MITAD. EL COMPARTIMENTO DE PASAJEROS IBA POR UN LADO, EL TANQUE DE GASOLINA Y EL MOTOR IBAN EN SENTIDO CONTRARIO Y PAUL ESTABA ATRAPADO ENTRE LOS DOS”.

Según las declaraciones de McClellan, publicada por Radar Online, Paul quedó atrapado con las costillas rotas, la clavícula y el brazo pero aún respiraba cuando el carro se envolvió en llamas.

Todo esto se logró saber por los hallazgos de hollín en su tráquea que fueron encontrados durante la autopsia.

“ESTABA RESPIRANDO, Y NO ERA CAPAZ DE SALIR PORQUE ESTABA ATADO”.