Inauguran la Feria del Libro 2017

(Zócalo) – Saltillo está de fiesta y los invitados son los libros, pues la noche de ayer quedó oficialmente inaugurada la vigésima edición de la Feria Internacional del Libro en Artega, con un público que confluyó en el Aula Magna de la escuela Rubén Herrera de la Universidad Autónoma de Coahuila.

La ceremonia fue presidida por un comité en donde se encontraron Rubén Moreira Valdés, gobernador del estado de Coahuila, Raphael Mëltz, agregado cultural de la embajada de Francia en México, Roger Metri, secretario cultural del estado de Yucatán, José Frausto Siller, presidente de la junta de gobierno del congreso estatal, María Cárdenas, presidenta del Tribunal de Justicia, Silvia Giourguli, presidenta del Colegio de México, Roberto Heycher, director de capacitación electoral del Instituto Nacional Electoral.

También estuvieron presentes Jesús Durán, Alcalde de Arteaga, Francisco Ortega, Ana Sofía García Camil, secretaria de cultura del estado, Blas Dávila, Rector de la UadeC, Roberto Manguel, director de la Biblioteca Nacional de Argentina.

LOS INVITADOS HABLAN

A través de un recuerdo de las ediciones pasadas de la Feria con un video instructivo que mencionaba las primeras versiones de lo que se convertiría en la actual Feria del Libro, el primero en tomar el podio para hablar fue el francés Raphael Mëltz.

Mëltz habló sobre la importancia de los libros en la vida humana, en la forma del ser y en la formación del pensamiento crítico y social que estos forjan sin importar nada más que la capacidad humana y las relaciones que han se han formado entre México y Francia a lo largo de los años.

Metri, fue quien tomó la palabra al terminar Mëltz, hablando sobre la relación del hombre con el libro a lo largo de su historia y de cómo la evolución de estos dos han estado estrechamente cercanas. “En la base latina de nuestro idioma, la raíz etimológica de las palabras libro y libertad, ayuda a comprender la importancia crucial que unen indisolublemente la mitología creada por el hombre, la cual une al hombre. Los libros, en sus diversas formas en las que los conocemos parten de la necesidad básica de conservar los pensamientos, las vivencias, las memorias que conforman la herencia de una civilización”.

Después de la presentación de Metri, un trio de trova yucateca tomó el escenario, como muestra del cariño que Yucatán mostró ante el honor de ser invitado a la Feria del Libro en Coahuila y que deleitó y acercó al público a un paraíso caribeño dentro del calor desértico de nuestro estado.

Al terminar Metri, la directora del Colegio de México, Silvia Giourgui subió al podio para hablar sobre importancia de la educación histórica y cómo los libros son el medio de preservación de la memoria de un país, un estado o una persona. La importancia de conocer lo que ha sucedido con México y felicitar a la Feria por sus dos décadas de existencia.

El director de capacitación electoral, Roberto Heycher fue quien se presentó después de Giourgui para mencionar temas como la educación sobre los valores cívicos en México, la necesidad de que la sociedad se compenetre con la vida política del país y la democracia.

HOMENAJEA LA TRAYECTORIA

Al terminar Heycher, se entregaron tres reconocimientos a personajes con importantes trayectorias en la vida intelectual del estado. Estos tres fueron Lucas Martínez Sánchez, Javier Villarreal Lozano y Arturo Berrueto González, quienes de manos del Gobernador, recibieron gustosos los homenajes sobre el escenario.

Al finalizar la ceremonia, el último en hacer uso de la palabra fue el mismo Rubén Moreira. Quien habló, por su parte, de su creencia indeleble de que la cultura es uno de los pilares que mantienen viva a la

sociedad en todos sus sentidos y en todos sus niveles.

Pues asegura que fue gracias que al haber invertido tiempo y esfuerzo en el área cultural que se disminuyó la inseguridad y se dio un crecimiento dentro del pensamiento coahuilense, también mencionó la generación de empleos y educación.

Al terminar la ceremonia, el Gobernador dio el tradicional recorrido a través de los stands que las casas editoriales han colocado dentro de la escuela de pintura.