DiCaprio pierde un Oscar por posible lavado de dinero

(Debate) – El actor Leonardo DiCaprio continúa colaborando con las autoridades de Estados Unidos, esto por una supuesta desviación de fondos que llegaron de Malasia. En este escándalo está involucrada Red Granita Pictures, la productora que es responsable de la película El lobo de Wall Street.

Medios de comunicación estadounidenses indican que el actor entregó el Oscar de Marlon Brando a los investigadores y también tendrá que devolver dos cuadros de Picasso y Basquiat y una valorada fotografía de Diane Arbus, que supuestamente la productora compró con dinero blanqueado de Malasia y se los regaló.

“DiCaprio ya ha iniciado el trámite para la devolución de estos artículos que recibió y aceptó con el propósito de incluirlos en la subasta benéfica que realiza su fundación medioambiental”, aseguraron este jueves los representantes del actor en un comunicado.

“También ha devuelto el Oscar originalmente ganado por Marlon Brando que le fue entregado a DiCaprio como regalo de Red Granite Pictures para agradecerle su trabajo en El lobo de Wall Street”, comparten.

Hace un año, las autoridades de Estados Unidos iniciaron una ofensiva judicial para recuperar cientos de millones de dólares de fondos públicos desviados por 1 Malaysia Desarrollo Berhad (1MDB), originalmente dedicado al desarrollo económico de Malasia.

Leo durante una de sus conferencias. Foto: AP

El Departamento de Justicia de Estados Unidos, en colaboración con la Reserva Federal, está en proceso desde hace meses de congelar todos los bienes asociados con el fraude.

Todavía no hay una acusación formal, se teme que la fundación medioambiental de Leonardo DiCaprio haya recibido múltiples donaciones económicas del empresario malasio Jho Low, acusado de blanqueo de más de 400 millones de dólares de 1MDB, y a quien le une una amistad con el actor.

Leonardo en su documental sobre el medio ambiente. Foto: Twitter

Desde que comenzaron las investigaciones, DiCaprio ha cooperado en todo momento con la justicia ya que tanto su fundación, creada en 1998 para apoyar proyectos medioambientales, como su puesto de embajador en la ONU se han visto afectados.

“Cualquier donación sospechosa será devuelta”, dijo el pasado octubre el actor.