Nintendo lanzará una edición limitada de su consola N64 en 2018

(Merca2.0) – Las altas ventas de la consola Nintendo Switch incrementaron las expectativas a 40 millones de unidades vendidas para 2020, no obstante, el panorama no es bueno para la compañía si no apela al marketing de la nostalgia y revive consolas clásicas o migra hacia los videojuegos móviles.

Si bien el marketing apela a la innovación, creatividad y crear nuevos hábitos de consumo, lo cierto es que el marketing de nostalgia busca todo lo contrario, revivir productos que fueron un éxito en su momento, lo cual garantiza un consumo por las mismas personas que estarían dispuestas a pagar altas cantidades de dinero por tener entre su colección artículos de edición limitada.

El marketing de la nostalgia suele ser una garantía de éxito porque los consumidores originales de cierto producto son ahora adultos con poder adquisitivo que hacen hasta lo imposible por adquirir objetos de edición limitada, aunado a que las marcas no necesitan mayores estrategias de marketing salvo el de referencia, el de boca a boca, que se encarga de que sus productos se agoten en tiempo récord.

En este caso, Nintendo lo comprobó con el lanzamiento en 2016 de su vieja consola, NES Classic Edition, la cual se agotó a nivel global en menos de un mes, o la integración de su icónico y añejo videojuego Sonic the Hedgehog a su consola Switch, lo cual ocasionó que ésta se vendiera por millones y agotara las unidades.

Ahora, Nintendo recurrirá una ocasión más a su estrategia nostálgica, ya que para 2018 lanzaría una edición clásica de su icónica consola, N64 o Nintendo 64, que estuvo disponible al mercado entre 1996 y 2003, y vendió en su momento 33 millones de unidades en todo el mundo, además de que tuvo juegos como Mario 64, The Legend of Zelda y GoldenEye 007.

Mientras el NES Classic vendió 2.3 millones de unidades en menos de cinco meses, el N64 podría triplicar las ventas solo bajo la modalidad de “edición limitada”, ya que la demanda causaría una euforia en los consumidores, según Fortune.