Aumentan a 31 las víctimas de ataques

EL PASO.- Dos personas más fallecieron el lunes en un hospital de Texas, lo que eleva a 31 el número de víctimas en dos tiroteos ocurridos el fin de semana en Estados Unidos.
Los agentes mataron de inmediato al atacante a las puertas de un bar en la localidad de Dayton, Ohio, mientras que en El Paso, Texas, sin un solo disparo, arrestaron al agresor mientras cientos de personas huían de la balacera en un centro comercial.
Aunque los dos ataques en menos de 24 horas estremecieron a una nación acostumbrada a la violencia armada, la sorpresa más grande podría ser que el número de muertos no fue mayor.
En la ciudad fronteriza de El Paso, el agresor abrió fuego el sábado por la mañana en un área comercial atestada. En total, 22 personas murieron, incluidas dos que fallecieron el lunes, y más de dos docenas resultaron heridas.
Horas después, en Dayton, Ohio, un hombre portando arma, chaleco antibalas y municiones extra abrió fuego en una popular zona de vida nocturna, matando a nueve personas e hiriendo a más de 20.
Una semana antes, un hombre armado de 19 años mató a tres personas e hirió a 13 en el popular Festival del Ajo de Gilroy, en California, antes de quitarse la vida de un disparo.
El ataque en El Paso se investiga como posible delito de odio. En la ciudad fronteriza viven 680 mil personas, hispanos la mayoría de ellos.
En Dayton, la masacre posiblemente no fue peor gracias a la rápida respuesta de la policía. Los oficiales que patrullaban el área tardaron solo 30 segundos en detener el tiroteo, que sucedió alrededor de la 1:00 de la madrugada, dijo la alcaldesa Nan Whaley.
Si la policía no hubiera respondido tan rápido, “cientos de personas en el distrito de Oregon estarían muertas hoy”, dijo Whaley.
Las autoridades identificaron al sospechoso de El Paso como Patrick Crusius, de 21 años, de Allen, un suburbio de Dallas que se encuentra a casi 10 horas en automóvil desde El Paso.